26/03/2020 – Día 13 de confinamiento

Carta II a la UCI de HUMV por Amordesmadre

Esta guerra está cambiando el mundo.

Los cisnes pasean por las ahora cristalinas aguas de Venecia, devolviendo a sus canales bancos de peces y estampas como si de un cuadro se tratase.

Por las calles deshabitadas de Barcelona se aventuran campando a sus anchas Jabalís trotando sobre el asfalto, recuperando el espacio perdido.

Los zorros merodean tranquilos por Londres dejando estampas insólitas.

Por las calles despejadas de turistas en Nara, Japón, los ciervos desfilan con sus familias en busca de alimentos.

Los pavos reales muestran sus colores, sin miedo, mientras se adentran en Oakland, San Francisco.

Desde nuestras bahías comienzan a verse llegar delfines, saltando contentos, como los vistos en Cagliari, Cerdeña.

Incluso hay patos sobre la Fontana di Trevi, en Roma, cabras en las calles de Albacete, osos paseando por Cangas de Narcea y venados en Madrid.

La naturaleza comienza a recuperar el espacio perdido, a recuperar lo que es suyo, a hacerse paso entre restricciones, a sentirse más libre mientras la sociedad aguarda en sus casas, atemorizados, mientras, inconscientemente liberamos a quienes nos temían.

Calles desiertas, limpias y silenciosas, vacías de gente donde los animales salvajes aprovechan el descenso de actividad para explorar. Paisajes urbanos solitarios donde la fauna sale a escena con protagonismo, a veces, como fantasmas que ahora si se dejan ver.

Una atmósfera limpia y menos contaminación acústica, hacen que el planeta sea el principal beneficiado en esta oleada de confinamientos.

Un parón drástico que está dando un respiro a los pulmones de nuestro medio ambiente, nosotros hemos parado pero la vida resurge en el exterior.

La naturaleza estará más pura para cuando despiertes de este sueño.

Amordesmadre

A %d blogueros les gusta esto: