Los padres podríamos sacarnos un máster sobre todos los campus y posibilidades que existen en Cantabria

Ahora sí que comienzan los juegos de estrategia intentando colocar a los niños en casa de los abuelos, campus, campamentos o guarderías mientras tú trabajas.

Dos largos meses en los que, con suerte, igual tienes jornada de verano en el trabajo y puedes ocuparte de ellos en las tardes, digo con suerte porque no todos disfrutan de ese privilegio. Volvemos a la ‘no conciliación’.

Durante el mes de junio, los padres nos podríamos sacar un máster sobre todos los campus y posibilidades que existen en nuestras zonas en búsqueda de la mejor opción para los niños.

India con su padre disfrutando de las olas.

Encajar horarios con actividades acordes a las edades, transporte, servicios de recogida temprana o tardía, servicio de comedor y combinaciones perfectas que permitan a los padres estar tranquilos dejando a sus hijos ocupados mientras ellos trabajan y así superar el verano.

Sumemos que los niños, en su mayoría, están cansados tras el curso escolar y también necesitan descansar por lo que buscar la mejor opción de entretenimiento sin que se cansen demasiado a veces resulta complicado.

Las edades son otro hándicap, si los pequeños son menores de tres añoslas opciones se reducen y apenas quedan opciones a parte de abuelos o guarderías. Para los que superan los tres y van sin pañal el abanico se amplia. Afortunadamente en nuestra región, gracias al mar y la montaña, tenemos muchas opciones interesantes.

Los niños siempre disfrutan con los animales y en Cantabria es fácil encontrarse con estas estampas. Cabárceno, el zoo de Santillana, el Oceanográfico o el Fluviarium de Liérganes son algunos de los sitios para disfrutar en familia, aunque basta con recorrer las zonas rurales para que los pequeños disfruten viendo vacas, ovjeas o burritos, como India en esta imagen.

Cursos bilingües, campus en la playa, clases de surf, campus de natación, de aventuras, actividades en el río, o en el monte, en centros deportivos o en los propios coles.

Y por último el factor económico. Municipales o privados, en los que además la mayoría supone un desembolso importante para las familias. Es lo que hay.

Campamentos, tirar de abuelos o pedirte una excedencia en verano para cuidar de tus hijos.

La pequeña India haciendo un puzle.

Este era nuestro primer año en búsqueda de campus, tenemos la posibilidad de alternar semana de campus con semana de descanso y que de ese modo no suponga un verano estresante para India.

Y estamos muy contentos, India va contenta y nosotros lo estamos. Eso sí, nada tiene que ver con la actividad que realizaba en el cole, ahora recogemos a India después del campus y si no se duerme en el trayecto a casa tarda dos segundos en caer redonda del coche a casa. Sale agotada pero muy contenta. La próxima semana de relax.

Los helados artesanales son una opción nutrititva e hidratante para las meriendas en verano.

Podéis leer este artículo tambien en Cantabria DModa

A %d blogueros les gusta esto: