Las futuras madres y sus parejas sufren la incontinencia verbal de la sociedad, que tiene poca empatía con su estado

Recuerdo el primer día que tuve mi primera ecografía, en la Residencia Cantabria. Allí sentada en la sala de espera, observando todo tipo de tamaños de barrigas e imaginando cómo sería la mía según avanzasen los meses. Atenta a las conversaciones entre futuras mamás y mujeres, que por razones desconocidas, estaban en esa misma sala sin poder ser madres. Meses más tarde, ya con India en brazos, escribí este post recordando aquella sala, sus conversaciones, aquellas que, por aquél entonces, me parecían de lo más normal y que avanzando el embarazo empecé a tomar en cuenta. Puede resultar raro o incluso me atrevería a decir insignificante que frases como las que voy a enumerar puedan llegar a resultar dañinas para las embarazadas o futuros padres, pero hay mucho inconsciente por el mundo que airea libremente sus pensamientos sin pensar en la repercusión que ello puede tener.

Si quieres leer más puedes Pinchar Aquí.

Y acceder a todas mis publicaciones de Cantabria DModa.

A %d blogueros les gusta esto: