Mi experiencia con la lactancia ha sido y es, porque continúo con ella, muy positiva.

Los primeros días en el hospital el bebé perdió más peso de lo habitual, como sabéis me hicieron cesárea y la leche tarda en subir un poquito más, nos sugirieron que había que dar una pequeña ayuda al bebé para que no perdiese más peso.

En cada toma me traían una jeringuilla con un complemento de leche especial, de la jeringuilla salía una pequeña sonda que yo juntaba al pezón de esa manera el bebé succiona y aprende a mamar sin tener que utilizar el biberón, es una gran idea para no perder el contacto con la madre y que de esa manera con la succión nos ayuden los bebés a que nos suba la leche más rápido.

Del pecho derecho no había problema pero del izquierdo le costaba un poquito más, por lo que comenzamos a utilizar una pezonera de silicona, en mi caso de la marca Medela, para que India pudiese comer con más facilidad. El problema fue que cuando aprendió a mamar con la pezonera ya tuve que ponerla en ambos pechos.

A los 2 días me subió la leche, me ayudó mucho tomar infusiones muy calentitas, y desde entonces he alimentado a mi hija con lactancia materna exclusiva.

1He tenido mucha suerte de poder darle el pecho pero reconozco que si no hubiese podido la opción de biberón no hubiese sido un problema para mi.

Cuando cojo a mi pequeña para darle de comer es un momento especial, es real todo eso que cuentan de que se crea vínculo, me recuerda muchas veces a la película de Avatar. Existe una conexión de miradas.

Hasta los 3 meses usé las pezoneras pero a partir de entonces las quité. Los primeros días pensaba que me iba a arrancar los pezones, con 3 meses tienen una fuerza al succionar que con las pezoneras no notaba, incluso notaba algún pequeño hematoma, intentaba dar una toma sin pezonera y otra con ellas para calmar el dolor. Con los días todo fue más fácil y la nena se acostumbró rápidamente al pecho directo.

El pecho me ha servido para más cosas que para la alimentación, cuando la nena está más inquieta, llora mucho, está malita o tiene sueño y no consigue dormirse…le doy el pecho y se le pasan todos los males.

Animo a todas las mamás a que lo probéis, a que intentéis dar el pecho, si no podéis o no os gusta lo retiréis pero al menos intentar ese momento. Os recompensará.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: